domingo, 1 de mayo de 2016

Madre Mía

"Madre no hay más que una”. Eso suele decirse. Es una frase hecha. Se le presupone toda suerte de bondades y buenas intenciones. A la única madre, sí. De lo que no estoy tan segura es de que todos lo crean así. Multitud de niños perdidos ( el que no sepa a qué tipo de chiquillos me refiero puede hallarlos como protagonistas en la última novela de John Irving) pensarán bien distinto. Quizás con una coma después de “madre” y añadiendo la palabra “oportunidad”, quizás el menos rencoroso o lastimado de entre todos ellos, y sólo quizás, podría considerarla aceptable. Posiblemente. Pero qué más da. Ellos no están para análisis de frasecitas nuestras. Qué les importará a ellos el lenguaje de nosotros, los afortunados. Todo su mundo nada tiene que ver con el nuestro, cómo iba a ser distinto con el lenguaje. No pocas veces escuché a alguien muy cercano a mí, cuando el tema de la fortuna salía a relucir, que la única suerte era la de la cuna. El momento decisivo, tu nacimiento. A todos nos alcanza ese convencimiento de que, en lo esencial, en ese momento las cartas están echadas. Salvémosnos de juzgar a ninguna madre. Por supuesto. Y tengamos en cuenta que nadie, por su condición de sexo que nadie le dio a elegir por cierto, gusta de constituirse sin remedio en la única oportunidad de nadie. A veces, supongo, esas madres sean niñas perdidas algo crecidas.
 Alberto Moravia escribió dos novelas, dos delicias, en las que aparecen sendas madres bien distintas. Una obsesionada con preservar la “ virtud” de su hija, que en tiempos de guerra resulta arduo hasta el imposible. La otra, por el contrario, dispuesta a entregarla ( la virtud de su hija) a cambio de procurarse una vida cómoda. “ La campesina” y “ La romana”. La madre da título a la primera ( de la que podemos ver una adaptación al cine titulada Dos mujeres), la hija, a la segunda. Ambas escritas en primera persona. En la campesina es la madre la que relata los hechos. En la romana es la hija la que cuenta. Sorprende que un escritor alcance como lo hace, magistralmente, el alma femenina.
 Curioso que ambas madres, ambos personajes, hilen toda la trama ejerciendo de madres en solitario, sin figura paterna. Toda la carga en ellas.



 Sólo me permito un pequeño desahogo ya para ultimar. Siempre me molestó profundamente. Hace pocos días, en televisión, en “Andalucía directo”, emitieron un pequeño reportaje en el que un periodista entrevistaba a unos padres muy apenados. Su hijo había sufrido un accidente grave, el conductor del vehículo causante se había dado a la fuga, luego …, en fin, el hijo estuvo en coma mucho tiempo y ahora, ya fuera de él, se encontraba con sus capacidades mermadas. El entrevistador saltaba del padre a la madre intercalando preguntas a medias contestadas por ambos y, de vez en cuando, atendía las preguntas simultáneas que desde el estudio de canal sur les hacía el presentador del programa. El estado de ánimo de la madre pasaba de largo hacía tiempo, al parecer, por el abatimiento, la desolación y la impotencia, y se movía en ese momento en los aledaños de la histeria y el agotamiento. Y no se le ocurre al presentador desde el estudio de canal sur que preguntarle a la pobre señora que si era el único hijo que tenían. Uff!! Voy a inhibirme de describir lo que sentí cuando, no por primera vez, oía esa velada presunción de que cualquier mal que le pase a un hijo único supone mayor dolor para sus padres que el causado por la desgracia de uno que tenga hermanos. En su caso, esta mujer( a pesar de estar desolada) tenía otros dos hijos. En fin, tras esta reflexión bien puedo terminar como empecé, con una frase para manejo y comprensión de los afortunados, “ Hijos no hay más que uno, uno y cada uno de ellos”.

Audio de " La romana"

sábado, 23 de abril de 2016

Día del libro

Ayer viernes celebramos el día del libro en nuestro colegio. Se realizaron muchas actividades: decoración alusiva a Miguel de Cervantes, marcapáginas, lecturas colectivas, lecturas de poemas, familiares de nuestro alumnado contaron cuentos en las clases y lectura de los mayores del colegio a los pequeños.


martes, 5 de abril de 2016

     El día 2 de abril, sábado, se celebró el día de concienciación sobre el autismo. Este año, Autismo Europa ha elegido el tema "inclusión, tolerancia y respeto" para celebrar esta jornada. Un lema que va acompañado de un testigo azul, la imagen de la campaña. La idea es que se extienda en las redes sociales el mensaje "Pásalo por el autismo", con fotos de todas las personas que quieran apoyar esta acción de sensibilización.
     Desde el CEIP San Bernardo apoyamos esta campaña y queremos Pasar el testigo para que la sociedad sea consciente de que la inclusión, la tolerancia y el respeto hacia estas personas, es cosa de todos.
     Hoy, el alumnado de sexto va a realizar un teatro en el gimnasio por el que irán pasando todos los cursos del centro para verlo. En el teatro se ensalzan los valores necesarios para que nuestra sociedad vaya cambiando hasta un momento que no se necesiten días de concienciación. Todo el centro ha participado en la decoración del colegio con flores y testigos que engalanen nuestro colegio destacando lo especial del día; además, todas aquellas personas que lo deseen, pueden pasar por las oficinas y decir que se quieren hacer una foto pasando el testigo, dejando constancia de su implicación. Posteriormente, las fotos serán expuestas en una presentación.
     Pinta tu día de azul, conviértete en una pieza del puzle y, pasa el testigo manifestando tu deseo de inclusión, tolerancia y respeto.

lunes, 21 de marzo de 2016

Día de la poesía

Hoy, 21 de Marzo, se celebra el día de la poesía. Hay un día para cada asunto, para cada  causa, para cada colectivo, tanto es así que una puede llegar a temer que lleguen a resultar  insuficientes los trescientos sesenta y cinco días de un año cualquiera. Para ser sincera,  reconozco el hartazgo que a veces he podido llegar a sentir al respecto. Al margen de la  dignidad de muchas causas y de la intrascendencia de otras, resulta, como mínimo,  excesivo. Pero, como es lógico, cada uno de nosotros empatizamos, según afinidades y  experiencia vital, con unas más que con otras. Éste es el caso de hoy. Y, aunque pudiera  pensarse irremediable por oportuno, no les traigo un poema, no. Lástima. De nuevo un  relato. Siendo prosa, el tema es la poesía. Describe un penoso futurible nada alentador de  una sociedad. No les adelanto nada más por no mitigar les el placer de descubrirlo. Es un  cuento precioso de Dino Buzzati. En tres audios. Espero que les guste.


viernes, 11 de marzo de 2016

Maridando historias, conejos y números

33 es un número primo. Aparte, nadie se atrevería a considerarlo, ni a éste ni a ningún otro, ni grande ni pequeño, al menos no sin antes exigir saber de qué se trata. Naturalmente, dependerá del sustantivo que le suceda. Todos coincidiremos en considerarlo un número enorme si hablamos de linces, por ejemplo; precisamente acaban de nacer 3 criaturas de esa especie en Doñana, o por lo menos eso he creído oír en las noticias. Sin embargo, si el mismo número viene referido a los años de un difunto, por ejemplo, qué pequeño nos parece( no sé por qué se me habrá ocurrido ejemplo tan triste, con lo escaso que resultaría igual número de caramelos para una cabalgata de Reyes). Me estoy enredando, vuelvo a la idea principal. Qué les parecería el numerito en cuestión si se tratara de conejos?? Ah! A buen seguro que la mayoría pensaríamos: bah! conejos, tampoco son tantos! Claro!, obviamente todos conocemos mejor o peor la naturaleza de esa especie. Pero, en realidad, y como suele pasarnos más a menudo de lo deseable, no nos atenemos a los hechos, todos, prejuiciosamente, nos habremos hecho una imagen mental visualizándolos en un entorno salvaje, a campo abierto, o como mínimo, en una granja saltando aquí y allá con desesperación. Sí, desde luego que no parece que fueran tantos conejos. Ahora bien, no les parecerán tan pocos cuando les sitúe y ubique a estos conejos de cuento que hoy les traigo. De los 33, 10 viven encerrados y ocultos por voluntad ajena en un armario, y 20 son encomendados para su cuidado durante tres días a una anciana algo despistada,a la que no por ser su abuela le resulta tarea fácil lidiar con tanto pequeño. No hay que ser un experto en abn para calcular y saber que aún faltarían 2 conejos. Son mamá y papá conejo, que aunque están de viaje, intervienen brevemente al principio y al final de la trama. Ahora queda aclarar que no todos los conejos comparten un mismo cuento. De los 33, 10 habitan en un cuento de Cortázar titulado “ Carta a una señorita en París”, y los 23 restantes en otro llamado “ Conejos de etiqueta” de Gabriela Keselman. El disparate de tanto número puede haber sido producto de una influencia muy directa. Esta tarde mientras conducía escuchaba al profesor Letona, un colaborador del programa de RNE “ Hoy no es un día cualquiera”, tiene una sección de retos matemáticos, y ha hecho alusión a un libro de su disciplina titulado “ Los números”, qué sabemos de? de Javier Cilleruelo y Antonio Córdoba, al parecer muy recomendable. Lo matemático siempre resulta atractivo y, por otra parte, tan fiable que procuraré leerlo. Asumo el riesgo de que, siendo ignorante en la materia, me suene a cuento chino. En ese caso tendré la ventaja de que me encanten los cuentos.

Los enlaces a los relatos pinchando en el título. A continuación un par de vídeos y un audio.



   

miércoles, 9 de marzo de 2016

Entrega de notas

El lunes catorce de marzo se entregarán los boletines de notas de la segunda evaluación con el siguiente horario:


  • 14:00 horas:    Aula Específica
  • 16:00 horas:   Sexto y Quinto de Primaria
  • 16:30 horas:  Tercero y Cuarto
  • 17:00 horas:   Segundo y Primero
  • 17:30 horas:   Infantil